Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

domingo, 24 de junio de 2012

Coruscant


CORUSCANT


Situado en el corazón de la galaxia, Coruscant era la sede del gobierno de la República Galáctica y el Imperio que la siguió. En los miles de años de civilización el planeta se ha cubierto por paisajes urbanos y cemento. Inmensos rascacielos se alzan hacia los cielos y hunden sus raíces en las oscuras sombras del planeta. Cruzando la línea del cielo hay ríos de tráfico sin fin. Incluso en lo más cerrado de la noche, Coruscant sigue viva, con brillantes luces y corrientes de vehículos, una bulliciosa megalópolis que se niega a dormir.
Algunas de las decisiones más importantes que afectan a la vida de trillones de seres se toman en Coruscant. Desde hace mucho es el centro del gobierno y la residencia del Canciller Supremo de la galaxia. Desde una alta y brillante torre que sobresale por encima de los otros edificios, gobernantes como Valorum y Palpatine han planeado cuidadosamente el futuro de la República.
Aunque el Canciller ostentaba el mando, las decisiones finales se tomaban en la enorme sala del Senado Galáctico. Miles de senadores y representantes galácticos de los más alejados planetas de la República debían debatir las innumerables propuestas que había en sus agendas.
Como Coruscant era el centro de decisiones que afectaba a las grandes maquinarias del comercio de la galaxia, también era un centro de corrupción. Grandes fortunas se gastaban para asegurar que a las corporaciones se les permitiría operar sin ningún tipo de restricciones. Entidades como la Federación de Comercio y el Gremio de Comercio tenían una gran influencia en las políticas de Coruscant.
Separado de esta corrupción y ubicado en una torre brillante estaba el Consejo Jedi. Coruscant era el hogar del Templo Jedi y la antigua Orden servía al Senado hasta que el Canciller Supremo asumió el control total de la República.
Existe un mundo bastante diferente bajo la brillante superficie de la ciudad planeta. Los niveles inferiores donde nunca llega el sol, son una mezcla de luces artificiales y hologramas que proporcionan diversión a una miríada de especies alienígenas de toda moralidad. Los individuos de arriba y abajo se mezclan en los incontables establecimientos que ofrecen anonimato, diversión, evasión y algo más que una amenaza de peligro.
Rodeado de defensas, la ciudadanía de Coruscant podía sentirse aislada de los horrores de las Guerras Clon. Sin embargo, la amenaza del enemigo provocó numerosos cambios en Coruscant para mejorar la seguridad. Amplias zonas del planeta se convirtieron en zonas de ocupación militar y los soldados clon estaban por todas partes. Pero el peor golpe fue cuando el General Grievous líder del ejército droide Separatista atacó atrevidamente la capital. Rompió las barreras que protegían la ciudad planeta y planeaba secuestrar al Canciller Supremo Palpatine. El violento ataque provocó la muerte de miles de habitantes de Coruscant.
Como el peligro estaba oculto en cualquier rincón al Canciller Palpatine le resultó sencillo que el Senado aceptase su proclamación de un Nuevo Orden, un gobierno que lograría la paz y la seguridad, el primer Imperio Galáctico. Coruscant siguió siendo la capital de la galaxia bajo el nuevo régimen.

UNIVERSO EXPANDIDO

Durante miles de generaciones Coruscant ha sido el centro de todos los asuntos galácticos. En tiempos antiguos, los prehistóricos taungs y los batallones de Zhell lucharon por el control del hermoso planeta. Un milenio más tarde todos sabían que el que controlase Coruscant controlaría toda la galaxia.
Incontables años de civilización han cambiado irreversiblemente la ecología del planeta. En la actualidad es más frío de lo que los humanos pueden considerar como agradable; grandes espejos orbitales calientan las altas y bajas latitudes enfocando y distribuyendo la energía estelar. La temperatura del planeta está regulada por miles de termostatos colocados estratégicamente en las partes altas de la atmósfera. El agua de Coruscant proviene del hielo polar derretido y se almacena en depósitos repartidos por todo el planeta. Las grandes cantidades de desperdicios se lanzan al espacio, apuntando al sol de Coruscant.
En un mundo tan artificial la vida salvaje no ha podido prosperar. Los murciélagos halcón y babosas de granito viven en la jungla urbana y las profundidades de Coruscant están habitadas por horrendas criaturas que han crecido privadas de la luz del sol.
Cuando el Imperio llegó al poder, los agentes imperiales trabajaron incansablemente para eliminar todos los vestigios de la antigua República. Durante la Guerra Civil Galáctica el planeta pasó a llamarse Centro Imperial. El Templo Jedi desapareció. El Senado Galáctico se disolvió y el palacio Imperial se convirtió en la mayor estructura de la superficie de Coruscant.
A pesar de unos cambios tan profundos en la política e infraestructuras, las sombras de Coruscant permanecieron sin cambios. La ciudad planeta era el hogar del mayor sindicato del crimen de la galaxia, el Sol Negro, y su dirigente, el Príncipe Xizor, consideraba a Coruscant como su hogar.
Tras la derrota del Imperio en la Batalla de Endor, la Alianza Rebelde, ahora Nueva República, convirtió la captura de Coruscant en su mayor prioridad. Las misiones especiales de la Alianza y el escuadrón Pícaro atacaron los planetas del Núcleo. Un astuto plan permitió a los Pícaros tomar Coruscant con sus escudos planetarios intactos y con unos aceptables daños colaterales.
Pocos años después el gobierno de la Nueva República se instaló en Coruscant y reinstauraron el Senado. Atacada por señores de la guerra imperiales, la Nueva República tuvo grandes dificultades mientras intentaba reconstruir la galaxia que Palpatine había oprimido durante tanto tiempo.
En un sorprendente golpe los imperiales guiados por el Gran Almirante Thrawn, recuperaron Coruscant, pero el ataque fue devastador. Los imperiales atacaron sin piedad y grandes áreas fueron destruidas. La Nueva República se retiró de Coruscant dejando que las distintas facciones imperiales se peleasen entre sí.
Cuando la Guerra Civil Imperial terminó, la Nueva República de nuevo reconstruyó los daños provocados por el Imperio. Utilizando inmensos droides de reconstrucción la República pudo quitar los escombros y levantar nuevos edificios sobre la superficie de Coruscant. Desde entonces la Nueva República se ha enfrentado a insurrecciones y repetidos ataque imperiales, aunque Coruscant superó tales pruebas.
Sin embargo no soportó la conquista de los Yuuzhan Vong. La inexorable incursión de los invasores alienígenas había puntado al corazón de los planetas del Núcleo. A pesar de los esfuerzos de la Nueva República y la nueva Orden Jedi de Luke Skywalker, los alienígenas conquistaron Coruscant.
Los Yuuzhan Vong comenzaron a transformar el planeta tras su toma. Enormes dovin basals actuaban para modificar la órbita de Coruscant acercándolo a su sol. Su temperatura aumentó y le liberó mucho polvo en la atmósfera. Las tres lunas más pequeñas de Coruscant se alejaron mientras que la mayor fue pulverizada por las mareas provocadas por los dovin basals.
Una refinada aplicación de una técnica similar atrajo todos los escombros resultantes formando un anillo alrededor del planeta con una inclinación de 17 grados con respecto a la eclíptica. La superficie del planeta ahora está cubierta por una exuberante vegetación y formas de vida que poco a poco se van comiendo las construcciones milenarias que habían cubierto el planeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario